El alpinista Carlos Suárez en las I Jornadas de Montaña de El Espinar

En el último número del periódico local de El Espinar aparece el artículo en el que repasamos la I Jornada de Montaña de El Espinar y la III Alta ruta de la garganta del río Moros, realizado por nuesta compañera María San Felipe Frías. Os dejamos a continuación el texto del artículo:

El alpinista Carlos Suárez en las
I Jornadas de Montaña de El Espinar

El Club Alpino Peña El Oso celebró la tercera edición de la Alta Ruta de la Garganta del río Moros

María San Felipe Frías. La tarde del viernes 4 de octubre, la audiencia del Centro Cultural Nila Vicente escaló, voló y ascendió montañas de todo el mundo. Fue en la celebración de las I Jornadas de Montaña de El Espinar, organizadas por el Club Alpino Peña el Oso, en donde los asistentes tuvieron la oportunidad de trasladarse a cordilleras de todas las latitudes, a lugares recónditos y también cercanos gracias al relato personal y cercano del alpinista, escalador y saltador base Carlos Suárez.

A través de un repaso a su trayectoria deportiva, empezando por su primera escalada en solitario con diecisiete años al pilar Bonatti, pasando por el esquí de montaña, el alpinismo, la escalada sin cuerda o el salto base, hasta las más recientes de sus expediciones a parajes verdaderamente extremos, como la realizada al hielo continental de la Patagonia semanas previas a su conferencia.

Para Carlos Suárez “la montaña te hace sentir la vulnerabilidad del hombre, te lleva a conocer la humildad”. Una modestia demostrada desde el primer momento, cuando comenzó la conferencia con una disculpa por tratarse de una charla centrada en sus experiencias, como esperando a que, una vez acabada, cada uno de los asistentes contara sus propias vivencias.

Puede que la falta de especialización de Suárez en una única disciplina se deba a que cuando empezó le gustaba probar de todo, “me era muy difícil elegir, aunque el alpinismo y la escalada eran lo que más iban conmigo”, reconoció. Aunque su perfil multidisciplinar quizá tenga más que ver con su talento deportivo. De carácter inquieto y curioso, desde que empezó no ha dejado de probar nuevos deportes y técnicas, llegando a convertirse en referencia en alguna de las más extremas y peligrosas, como lo es el salto base.

Admitió encontrarse en una nueva etapa en la que su interés se centra en “ir a sitios remotos y únicos”, a los que va en busca de la aventura, entendiéndola como “algo que realmente no sabes cómo va acabar”, lo que para él, en nuestros tiempos, es muy difícil, por el conocimiento y control generalizado. Suárez busca ahora lugares que no tienen récords, pero que son espectaculares, “aquellas montañas que dibujaría un niño”, explica, aunque sin dejar la roca ni el alpinismo, porque para él “no hay montaña perfecta, cada una tiene un halo diferente en donde vas a vivir una experiencia única, por eso no quiero dejar de hacerlo aunque esto se vaya transformando”.

Y si una montaña es especial para el Club Alpino Peña el Oso es la que da nombre a la asociación deportiva, a cuya parte de su ascenso se unió Carlos Suárez en la Tercera edición de la Alta Ruta de la Garganta del río Moros, celebrada el sábado 5 de octubre. En esta ocasión la participación fue de más de 60 personas, repartidas entre el trayecto corto y el largo, uniéndose ambos en un solo grupo para finalizar juntos en el área recreativa de La Panera, terminando la jornada con una ya tradicional judionada.

El Club organizará diferentes actividades abiertas a socios y no socios antes de finalizar el año. Más información próximamente en www.clubalpinopeñaeloso.es y en www.facebook.com/clubalpinopenaeloso

No hay comentarios.

Agregar comentario