Picos de Europa 2017 (2): Peña Vieja, Horcados Rojos y Pico de la Padiorna

En la alta montaña también nieva a 1 de Julio. La noche del viernes mirábamos con esperanza la previsión meteorológica aprovechando para llamar a amigos que habían estado el el Macizo Central días atrás. Según la previsión a lo largo del día mejoraría el tiempo, desapareciendo las nubes y sin posibilidad de lluvias, pero en principio no habría que llevar crampones y piolet y podríamos hacer la ruta circular sobre el Picu.

A las 7:30 recibimos el primer whatsapp de unos compañeros que ya están en el parking del cable, en Fuente Dé, avisando que aún quedan plazas libres en el parking, que desayunemos rápido y subamos. Si la cena fue contundente y rica (con pasta y carne para reponer, junto a algún abrasador orujo blanco para hacer la digestión), poco menos podemos decir de las sabrosas tostadas de las hogazas que Julio, el dueño del albergue, iba a buscarnos cada mañana. Y así nos encaminamos a sacar las entradas para el teleférico.

El cielo estaba plomizo, como el día anterior, pero aún seguíamos confiando en la mejoría, que finalmente llegó, pero no sin antes dejarnos maravillados con las vistas desde la estación superior del teleférico con las agujas y cresteríos nevados. Como decíamos al comienzo, a 1 de Julio también nieva.

Ya en la propia estación superior del teleférico tenemos que tomar las primeras decisiones sobre la ruta. Con los picos y collados cubiertos hacia Peña Vieja, suponemos que va a ser difícil poder realizar la travesía integral al Picu. Aún así un grupo decidimos intentarlo, mientras los demás deciden ir hacia el oeste para subir el Pico de la Padiorna, aunque no será la primera vez que nos separemos.

Pico de la Padiorna

Ruta bastante asequible por distancia y desnivel que nos permite disfrutar de increibles panorámicas de la cara sur del Mazizo Central de Picos de Europa y el Valle de Liébana así como de la Montaña Palentina cuando las nubes lo permiten.

Desde la estación superior del teleférico de Fuente De nos dirijimos hacia el oeste y siguiendo las marcas del sendero enfrentar la subida al pico. La bajada la realizamos por la Vega y los Tornos de Liordes, disfrutando de las vistas del fondo del valle y de las vistas de los picos nevados, mientras el teleférico sube y baja incesantemente.

Peña Vieja

Nos encaminamos hacia la Horcada de Covarrobres. Vamos en dirección a las Minas de las Manforas, desde donde iremos ascendiendo progresivamente hasta subir por la canal del Vídrio. El camino se encuentra húmedo por la niebla matutina, mientras que la predicción no se equivoca y las nubes siguen cogidas a las cimas. Cada vez más  nos hacemos a la idea de que no vamos a poder realizar la ruta prevista.

En las minas parte del grupo decide seguir intentándolo, mientras el resto retorna por el camino en dirección a la Vueltona, esperando que la predicción se cumpla y desde Horcados Rojos podamos ver el Picu y visitar el refugio de Cabaña Verónica.

Una vez superadas las minas tenemos la canal del Vídrio con su desnivel y dureza característica, a la que hoy debemos añadir la nieve. Poco a poco nos vamos dando cuenta que con estas condiciones será imposible dar la vuelta integral al Picu y decidimos ascender a Peña Vieja, la cima más alta de Cantabria.

Una vez salimos de la canal giramos hacia el collado de la Canalona, desde donde podemos alcanzar  la cima y disfrutamos de la inmensidad de estas montañas. De vuelta al Collado descenderemos hasta la Vueltona, donde juntándonos con nuestros compañeros que vienen desde Horcados Rojos descenderemos al la estación superior del cable.

Horcados Rojos

Con nieve constante y algún estruendoso desprendimiento de roca que nos sorprende camino de la Vueltona cerca de la Horcadina de Covarrobres, a medida que la jornada avanza la meteo se cumple y nos permite disfrutar de unas increibles vistas del Picu Nevado, con la depresión del Jou de los boches y el Jou sin Terre bajo nuestros pies, para a la vuelta, aprovechar para visitar el refugio de Cabaña Verónica y a su nuevo guarda y sorprendernos nuevamente con esta batería antiaérea de un portaaviones atracada en el corazón de Picos de Europa.

Y como no, aparecieron unas inseparables compañeras para compartir nuestro almuerzo, aunque alguno de nuestros compañeros se quedó con las ganas de llevarse alguna de vuelta a El Espinar (podéis imaginar quién engañó a quién 🙂

Y ya en la estación superior aprovechamos para completar la jornada visitando la exposición El Transbordador: invento cántabro, 1887-2017, precursor de este cable que nos devolverá al valle y que aún sigue funcionando en el Niágara como lo ideara Leonardo Torres Quevedo.

No hay comentarios.

Agregar comentario