Alta ruta del río Moros 2.017: relato y fotos

Alta ruta de la garganta del río Moros

A las siete de la mañana salimos los montañeros que realizamos la alta ruta. Muchas caras conocidas y algunas nuevas que nos comentan que será la primera vez que coronen estas cimas, por lo que es un honor acompañarles en la tarea. Repartimos los chalecos, damos unas breves indicaciones y comenzamos la ruta en dirección a Peñota guiados por la luz de los frontales. En el cerro del Mostajo comenzó a amanecer. Pasando por el popular indio llegaremos a Peñota.

 

La alta ruta es exigente en desnivel y distancia. Este año tenemos además un calor excesivo para esta época del año. Siguiendo nuestra ruta, avanzamos entre pinos y retamas hasta la Peña del Águila y el Montón de Trigo, siguientes cimas principales de la Sierra del Guadarrama en nuestro recorrido.

La Peña del Águila es un estupendo mirador: las sierras de Quintanar y Malagón; Peña el Oso, Pinareja y Montón de Trigo cerrando la garganta del río Moros. También nos ofrece una visión de los pantanos y el estado del embalse de Tejo, casi seco.

 

Cuando llegas a Montón de Trigo piensas que ya tienes la ruta al alcance de la mano, pero aún queda la ascensión a Pinareja, con su interminable pedrera y la cuerda a Peña el Oso, que sin ser excesivo el desnivel, a estas alturas de la ruta las piernas ya notan el cansancio. Sobra decir que los que hicieron realmente kilómetros fueron nuestros compañeros perrunos con su constante ir y venir, y se ganaron el posado junto a los osos.

 

Tras la cima, camino del Pasapán para salir del Parque Nacional y coger la larga bajada del GR-88, que supo a poco pensando en los judiones que nos habían preparado nuestro amigos del asador La Viña, esperando comerlos con los compañeros que habían subido a Peñota en la marcha a la peña del Arcipreste y Peñota.

Ascensión a la peña del Arcipreste y Peñota

A las nueve de la mañana partió el segundo grupo para realizar la ascensión a Peñota pasando primero por la Peña del Arcipreste. Es una ruta accesible técnicamente, pero cuenta con un considerable desnivel.

Una vez subimos a la zona en la que se encuentra la casa de las Campañillas, cogemos el cordel de las Campanillas que nos llevará directos al collado del Arcipreste de Hita, situado a los pies peña del Arcipreste y su monumento. Es un tramo por pedregosa pero cómoda senda, que con una breve trepada hasta la peña nos depara unas amplias vistas, entre ellas Peñota, nuestro próximo objetivo.

 

Ascendiendo hasta el cerro de Matalafuente y posteriormente a la peña del Cuervo y al Mostajo, tomamos la ruta que unas horas antes nuestros compañeros enfilaron hacia Peñota, pasando por el característico indio, con el que no podían faltar los posados.

Como ya hemos comentado en diversas ocasiones, ir al monte sirve para conocer gente a la vez que disfrutas del medio natural. En esta ruta tuvimos la suerte de compartirla con varios niños con sus familias. A nosotros se nos ocurren pocas formas mejores de pasar la mañana que en el monte.

 

 

Ya sólo nos quedaba la entretenida un tramo de bloques y retamas, la trepada a Peñota y disfrutar del bocata, la compañía y el precioso entorno a nuestro alrededor antes de bajar a comernos los judiones junto a nuestros compañeros de la alta ruta.

 

Muchas gracias a todos los que nos acompañasteis. ¡Nos vemos en el monte!

No hay comentarios.

Agregar comentario