Rocódromo y sala boulder

El municipio cuenta en el Polideportivo de El Espinar (C/ Ramón y Cajal, 22), con una sala  boulder y un rocódromo dedicado a la memoria de los montañeros de la localidad Alberto Figueredo y Pilar Villa.

Se puede alquilar poniéndose en contracto con el polideportivo (tlfno. 921 181 072). Además los socios del club disponemos de los siguientes días y horas semanales de entrenamiento a nuestra disponibilidad:

  • Martes y jueves de 19 a 21 horas.

Para la utilización del rocódromo se debe estar en posesión de una licencia federativa en vigor para el año en curso que cubra la actividad, mientras que para la sala boulder no es necesario. Para hacer uso de las horas de entrenamiento para miembros del club será necesario acreditarse presentando la licencia federativa y documento de identidad al conserje del polideportivo. Será asimismo necesario la utilización de material específico de seguridad y escalada.

El rocódromo consta de once vías de escalada de diferentes inclinaciones, con presas de todos los tamaños para escoger la dificultad que cada uno quiera, una fisura para empeoramiento de pies y manos y un techo donde experimentar los pasos más complicados. es un sitio perfecto para practicar con las cuerdas, los chapases y el aseguramiento del compañero; imprescindible en escalada.

El rocódromo en el día de su inauguración

La sala boulder, situada en una sala independiente en la parte alta del polideportivo, con unas dimensiones de 15 m de largo por 3 m de alto, es el espacio ideal para entrenar fuerza, resistencia, flexibilidad y dificultad.

Sala boulder

Dos instalaciones donde poder iniciarse en esta actividad tan beneficiosa para cuerpo y mente, donde entrenar y practicar los ya iniciados, donde pasar un buen rato en compañía de buenos amigos y sobre todo, y más importante, donde los más jóvenes puedan aprender a practicar una disciplina distinta, porque fundamentalmente están orientadas para ellos (instituto, colegio, escuelas deportivas, etc.).

La escalada enseña a conocer los propios límites y nos hace sentir experiencias y sensaciones únicas como la verticalidad, el vacío y la altura. Aunque no hay edades para practicar la escalada, se puede decir que entre los 5 y los 70 años es totalmente factible hacerlo. es un completo deporte de diversión y acción que aporta innumerables beneficios físicos, psicológicos y sociales.

Mejora la fuerza y resistencia, desarrolla el equilibrio , la flexibilidad y coordinación motriz, junto a un fortalecimiento de la musculatura esquelética. En el aspecto psicológico mejora la atención, memoria, concentración, imaginación, confianza y autoestima, junto a la capacidad de tomar decisiones.

Es igualmente una excelente actividad para educar a los niños y jóvenes en actitudes colaborativas, la admisión de responsabilidades y el aprendizaje solidario. En definitiva, aprender a relacionarse con otras personas y grupos.